Las últimas tendencias en reformas y decoración posicionan a la cocina como el principal foco de reuniones familiares y de ocio en nuestros hogares. Es por ello, entre otros motivos, que debemos mantener limpio y ordenado el espacio, algo complicado si tenemos en cuenta el nivel de actividad diaria que llevamos a cabo en esta zona. En este sentido, te damos algunos consejos para facilitar el trabajo y lograr una limpieza profunda en la cocina.

Consejos para una limpieza profunda de la cocina

Cómo limpiar en profundidad la cocina

Para lograr una limpieza profunda de la cocina, te proponemos seguir alguno de estos consejos:

-Lavar los utensilios usados recientemente. Cuanto más pospongamos esta tarea, más difícil nos resultará, ya que la suciedad habrá quedado más adherida a la superficie. Además, será más sencillo limpiar las piezas después de cada comida, sin permitir que se acumulen durante el día. También es recomendable guardarlas una vez se hayan secado.

-Organización. La funcionalidad es clave en esta estancia, por lo que conviene organizar todos los utensilios en armarios y cajones. No será más fácil si los guardamos en cuanto acabemos de usarlos. Asimismo, mantener la encimera despejada nos ayudará a limpiar con mayor comodidad.

-Dosificar el trabajo. Mientras que algunas tareas son necesarias de forma cotidiana (fregar los platos, recoger la encimera…), podemos dosificar otras durante los días de la semana. Por ejemplo, limpiar los armarios el domingo, dejar el polvo de los muebles para el día siguiente, Y es que limpiar este cuarto puede llevarnos largas horas, por lo que es mejor dividir el trabajo.

-Limpiar el alicatado. Si queremos limpiar esta estancia en profundidad, no podemos olvidar esta parte. Lo ideal es aplicar un producto antigrasa en las zonas más próximas al área de cocina, dejar que actúe durante unos minutos y aclarar con una bayeta o un paño húmedo. Podemos limpiar el resto del alicatado con algún producto desinfectante y agua, secándolo bien después.

-El interior del frigorífico. Es importante limpiarlo al menos una vez al mes. Podemos desmontar las baldas y fregarlas con lavavajillas, limpiando el resto con una bayeta empapada con un poco de amoníaco. Un buen truco para evitar olores es meter un recipiente lleno de granos de café molido durante unos días.

limpiar en profundidad la cocina

-El horno. Podemos limpiarlo usando algún producto especial para hornos, aclarando y secando bien después. Si encontramos restos de grasa incrustada, lo mejor será que lo encendamos hasta que se caliente un poco, lo apaguemos, y apliquemos el producto. Dejamos que actúe durante unos minutos, tras lo cual aclaramos con agua y secamos con un paño. Todo ello sin olvidar las rejillas y las fuentes. Si advertimos mal olor en su interior, podemos calentar unos trozos de piel de naranja o de limón a temperatura media, perfumando así toda la cocina.

-El extractor. A menudo olvidamos este elemento esencial para el buen funcionamiento de la cocina. Para limpiarlo hemos de desconectarlo y aplicar un desengrasante mediante un paño humedecido. También debemos retirar las rejillas y rociarlas con el mismo producto, dejando que actúe y frotando con un cepillo pequeño. Para lavar el interior usaremos una esponja humedecida con amoníaco, sin tocar el motor y con mucho cuidado.

-El microondas. Para que nos sea más fácil su limpieza, podemos calentar al máximo un vaso de agua en su interior. De esta manera el agua se evaporará y condensará en las paredes, por lo que bastará con pasar un trapo o una bayeta para eliminar la suciedad sin problemas.

-La lámpara. La grasa y los vapores de la cocina se adhieren fácilmente a las lámparas o fluorescentes, por lo que conviene limpiarlos con regularidad. Lo lograremos frotando con limpia cristales o alcohol de limpieza, asegurándonos siempre de que la lámpara está apagada y fría.

-La zona de fuego. Si se trata de una cocina de gas, tendremos que retirar los quemadores y tapas para aplicar un producto especial para la zona, asegurándonos de lavar bien cada componente antes de volverlo a colocar. Si es una vitrocerámica, de igual modo rociaremos la superficie con esta clase de producto y la retiraremos con una bayeta o un paño. En cualquier caso, debemos limpiar esta zona siempre en frío.

limpieza de la cocina

Algo que nos facilitará enormemente el trabajo es contar con el instrumental de limpieza adecuado. Un equipo multiusos puede sernos de gran ayuda; un ejemplo es Kirby Avalir, una aspiradora multifunción apto para una gran variedad de superficies, como madera, gres o baldosas de vinilo. Gracias a su potente flujo de aire combinado con la filtración HEPA, nos permite obtener resultados óptimos.

Incluye más de treinta funciones, pudiendo, incluso, convertirse en un eficiente equipo de lavado con champú para alfombras. Esto es posible, en parte, gracias a la amplia selección de accesorios que incluye. Además, este equipo busca la máxima comodidad del cliente, ya que puede desplazarse con facilidad y nos ayuda a limpiar sin hacer grandes esfuerzos. Para más información, llamadnos y os asesoraremos en todo lo que necesitéis.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *